Daniel Scioli

Partido: Alianza Frente para la Victoria
Fórmula: Daniel Scioli – Gabriel Mariotto
Web del partido: http://www.frenteparalavictoria.org/
Web del candidato: http://www.danielscioli.com.ar/
Twitter: @danielscioli
Facebook: http://www.facebook.com/danielsciolioficial
Candidatura presidencial a la que adhiere: Cristina Fernández de Kirchner – Amado Boudou

¿Por qué debería ser gobernador este candidato?

[El candidato no ha proporcionado la información requerida]

Biografía

1. Mis Primeros Años. Mis Primeras Pasiones.
Mi historia comienza el 13 de enero de 1957 en el barrio de Villa Crespo en Capital Federal, donde pasé mi infancia junto a mis padres, Esther Méndez y José Osvaldo Scioli, y mis dos hermanos. Crecí jugando a la pelota en la vereda rodeado de quienes hasta el día de hoy son mis amigos del barrio.
Realicé mis estudios primarios en el Colegio Ward de Ramos Mejía, donde hasta el día de hoy muchos me recuerdan como aquel chico que rompió la ventana de la oficina del director de un tiro al arco mal apuntado. Mis años de secundaria los viví en la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini de la Universidad de Buenos Aires, y mi carrera terciaria la realicé en la Universidad Argentina de la Empresa (UADE), donde seguí estudios de Marketing.
Dicen que un hombre, en resumen, es el conjunto de todas sus pasiones. Y, en mi vida, el deporte es una de ellas y supe llevarla a su máximo nivel. Desde los primeros años de mi adolescencia, sentí una fuerte atracción por la motonáutica y entonces comencé a entrenar, me preparé, y en el año 1986 empecé a competir en carreras. A base de esfuerzo y de la disciplina que todo deportista debe tener para triunfar, fui escalando categorías hasta obtener el subcampeonato mundial de la clase 6 lts. del Offshore.
Fueron momentos de inmensa alegría y satisfacción, de ver que los imposibles pueden vencerse gracias al trabajo y la dedicación. Fueron años dorados donde además de la pasión, me acompañaron los resultados que fui obteniendo alrededor del mundo.
La vida es incierta y a veces puede jugarnos una mala pasada pero aprendí que lo importante es salir airosos y fortalecidos de los malos momentos que podamos vivir, aún cuando estos dejen secuelas de por vida. En 1989, mientras corría los 1.000 km del delta en el Río Paraná, sufrí un grave accidente que me provocó la pérdida de mi brazo derecho. Sufri, si pero nada me detuvo, porque a la pasión nada la detiene. Las ganas de seguir con mi carrera deportiva me llevaron a iniciar rápidamente un intenso tratamiento de rehabilitación y, gracias a la colocación de una prótesis, pude continuar compitiendo. Fue así que llegué a conquistar ocho campeonatos mundiales de motonáutica más en diferentes categorías.
Había cumplido mi sueño, me había caído y me había levantado y empezaba a sentir que todavía tenía mucho más para hacer.
2. Una crisis. Una oportunidad.
Después de triunfar en el deporte, sufrir el accidente y lograr seguir adelante, sentí que mi vida debía dar un giro. Me retiré de la vida deportiva y empecé a buscar mi nuevo camino.
El mundo empresarial apareció con fuerza como un nuevo rumbo en mi carrera profesional. En 1989 la empresa sueca Electrolux confió en mí y me nombró distribuidor de su marca en el país. Trabajé y los alenté para que en 1994 instalen la empresa en el país logrando puestos para más argentinos.
Desde la actividad empresarial di siempre lo mejor de mí para apoyar y promover el crecimiento del país, confiando en que el esfuerzo, la vocación y la dedicación son claves para alcanzar el éxito. Y esa pasión por el trabajo me llevó a soñar con embarcarme en un proyecto más grande, que significaba para mí comprometerme con el desarrollo del país desde otro lugar, pero con la misma pasión que sentía cada vez que entrenaba para una competencia, esa energía que me hacía no poder dormir por las noches pensando en cómo mejorar.
Fueron esas ganas las que me llevaron a desembarcar en la política en 1997. Ese año tuve el honor de ser elegido Diputado de la Nación por la Ciudad de Buenos Aires y, desde mi banca, empecé a trabajar en el área que hasta el momento más conocía, y en la cual sentía que más aportes podía hacer. Fui electo Presidente de la Comisión de Deportes de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación. Allí trabajé por la seguridad en los espectáculos deportivos, el desarrollo de los clubes de barrio, el estímulo al deporte amateur y la promoción de valores positivos y hábitos de vida saludables.
En 2001 fui reelecto Diputado Nacional y, en medio de la crisis política y económica más grave de los últimos tiempos, asumí el reto de conducir la Secretaría de Turismo y Deporte de la Nación. Desde allí, logramos que el turismo nacional tuviera un despegue sin precedentes, que hasta el día de hoy sigue siendo una de las principales fuentes de trabajo y crecimiento en el país.
A pesar de lo que habíamos sufrido los argentinos, de la incertidumbre y del temor por el que habíamos pasado, siempre vi en la crisis una oportunidad. Desde mi posición alenté a que nadie bajara los brazos, a que nos arremangáramos y volviésemos a levantar el país que habían soñado nuestros abuelos. Sabía que el camino que vendría no sería el más fácil, pero sí el que ayudaría a reconstruir la Argentina que queríamos.
3. Vientos de cambio.
Llegaron las elecciones presidenciales de 2003. De a poco el país comenzaba a normalizarse pero se sentían en el aire vientos de cambio.
Como ya les dije, siempre me gustaron los desafíos y ahora se presentaba ante mí uno nuevo, que me alentaba a seguir con mayor fuerza. Me sumé al Frente para la Victoria y acepté presentarme como compañero de fórmula de mi amigo, Néstor Kirchner. Tras una elección histórica, accedí a la Vicepresidencia de la Nación y al cargo de Presidente del Senado, y desde allí acompañé la transformación del país generando trabajo y nuevas oportunidades. Con compromiso, voluntad, valentía y convicciones.
Fueron años de trabajo, sacrificio y aprendizaje. Con el apoyo de los senadores, impulsé la modernización y el fortalecimiento institucional de la Cámara Alta, a través de la cooperación con las universidades nacionales, la incorporación de nuevas tecnologías a la actividad parlamentaria y una política de puertas abiertas a la comunidad, en la que los salones del Senado se convirtieron en el epicentro de importantes encuentros culturales, científicos y artísticos.
Como Vicepresidente de la Nación y Presidente del Senado, tuve una participación muy activa en la promoción de la Argentina en el exterior y encabecé misiones comerciales a distintos destinos del mundo. Y, puertas adentro, pude recorrer el país junto a los senadores, apostando siempre por la promoción de las economías regionales y el desarrollo de una nueva matriz productiva en la Argentina.
El 28 de octubre de 2007, en las elecciones a Gobernador y Vicegobernador de la Provincia de Buenos Aires, la fórmula que encabecé junto a Alberto Balestrini se impuso con el apoyo del 48,24% de los votantes. Nos comprometimos a hacernos cargo de los problemas y traer soluciones y los vecinos de la Provincia confiaron en nosotros.
Asumí el cargo de Gobernador de la Provincia de Buenos Aires el 10 de diciembre de 2007 y ese mismo día, durante mi primer mensaje ante la Asamblea Legislativa manifesté la intención de acompañar el proyecto liderado por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner.
No hay en mí mayor satisfacción que la del trabajo cumplido, la de sentir que estamos avanzando. La certeza de que hicimos mucho, que falta, pero que cada vez falta menos. Recuerdo mis días como deportista de los que aprendí lo que es el sacrificio y las ganas de ir siempre para adelante. La pasión es en definitiva hacer lo que a uno le genere mayor felicidad. Antes para mí era competir, hoy es saber que estoy ayudando a construir un mejor lugar para todos.
[Información extraída de la página oficial del candidato]